Ir directamente a la información del producto
1 de 1

Robin Sacredfire

Sexualidad luciferina

Sexualidad luciferina

Precio habitual $2.99
Precio habitual Precio de oferta $2.99
Oferta Agotado
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pago.

Lucifer se encuentra en el umbral del amanecer y del anochecer. Él es el portador de la luz, símbolo de la fuerza Thelémica y de la sabiduría divina, el que despierta al mundo de su sueño. La era de Lucifer llega, por tanto, como el surgimiento de lo que Blatavatsky denominó la fuerza cósmica de la iluminación y la luz.

Lucifer es la fuerza del Aire, mientras que Satanás, la forma corrupta del portador de luz, proviene del fuego activo. Y esta dualidad es la esencia cambiante de la progresión y la evolución; porque uno nos empuja hacia la iluminación a través de la sabiduría, mientras que el otro nos empuja hacia arriba a través de la experiencia de la carne, es decir, nuestras desgracias, dificultades, desafíos y dolores. Y, sin embargo, aunque uno representa el sufrimiento, es ante todo una representación de la negación del segundo, que representa la conciencia.

Lucifer era conocido en el Imperio Romano como el "portador de la luz", Lucem Fero, el portador de la antorcha. Y así, aunque era conocido como un dios gnóstico, no se sabe mucho de él, excepto que era perfecto desde el día de su creación, como se menciona en el libro de Ezequiel (En la Santa Biblia).

Hoy en día, Lucifer es percibido o confundido con Satanás, el cual pasó a ser el nombre dado para representar la materialización y los placeres de las expresiones materiales de la vida. También es una representación de lo que significa oponerse, acusar y estar en desacuerdo. Lucifer fue invariablemente el primer rebelde y ahora es un símbolo de rivalidad y rebelión en el mundo. Pero si rebelarse contra la perversidad que se encuentra en los valores adorados en la Tierra es ser malo, entonces el mal ciertamente debe contener algo de bien.

Junto con esta comprensión de la necesidad de un nuevo estado de conciencia, la sexualidad se presenta como un medio o forma de expresión espiritual para alcanzar la iluminación. Y la única manera de entenderlo a la luz del paradigma luciferino, es verlo como una forma de perspectiva rebelde pero, al mismo tiempo, sagrada.

Ver todos los detalles